Fosfatidilserina (PS)

La fosfatidilserina (PS) es un fosfolípido que se encuentra de forma natural en todo nuestro cuerpo, pero especialmente en el cerebro y el sistema nervioso. Es un nutriente vital para las células cerebrales, donde desempeña un papel fundamental, especialmente en la transmisión de señales.

La fosfatidilserina (PS) se forma en nuestro cuerpo y también se ingiere con los alimentos. En caso de deficiencia, se producen trastornos de la concentración y en algunos casos también una reducción de la capacidad de memoria. Varios estudios han encontrado que las personas mayores presentan una producción muy baja de fosfatidilserina (PS), lo que resulta un factor clave en la pérdida de rendimiento mental en la vejez. Las reacciones de estrés también pueden ser causadas por un suministro insuficiente de fosfatidilserina (PS) en el cerebro.

Los trastornos de concentración, los déficits de atención y la falta de memoria son consecuencias frecuentes que tienen un efecto desfavorable en la vida laboral y en la escuela. La generación de estrés mental impide que la enorme avalancha de información que recibimos en nuestro mundo laboral moderno pueda seguir gestionándose adecuadamente. Una ingesta diaria de 100 a 300 mg de fosfatidilserina (PS) aumenta la capacidad para concentrarse, recordar y aprender. El cerebro trabaja de una manera más flexible, concentrada y efectiva.

Las personas más jóvenes también se enfrentan a menudo a cuellos de botella en la propia producción del cuerpo de fosfatidilserina (PS). Si el contenido es demasiado bajo, tendrá un efecto negativo en la transmisión de señales de las células cerebrales. Hoy en día en la escuela, entre el 3 y el 5% de los niños sufren de déficit de atención e hiperactividad. De ello se derivan dificultades de aprendizaje y adaptación. Un suministro suficiente de fosfatidilserina (PS) conduce recuperar la transmisión normal de señales en el cerebro. Varios estudios han mostrado que la adición de fosfatidilserina (PS) como suplemento entre los niños con síndrome de déficit de atención supuso una mejora en el 92% de los casos.

Para iniciar la toma de fosfatidilserina (PS), la cantidad recomendada es de 300 mg, después de aproximadamente un mes la dosis habitual debe reducirse a unos 100 mg al día.