FABRICACIÓN
DE LECITINA

Las materias primas para la producción de lecitina son principalmente la soja, las semillas de colza y las semillas de girasol. Éstas se limpian, se secan y se extrae de ellas como resultado un aceite en bruto vegetal con un contenido de lecitina de hasta el 2,5 %. El aceite en bruto se calienta a unos 90 °C con una pequeña adición de agua. A continuación, se separa la lecitina del aceite en bruto mediante unos separadores especiales. La pasta de lecitina húmeda se seca y se enfría por debajo de los 50 °C para evitar que se oscurezca. El resultado final es la lecitina natural líquida.

Si se requiere polvo o granulado, se extrae el contenido de aceite de la lecitina líquida. Mediante esta concentración se aumenta la parte funcional de la lecitina, la llamada parte insoluble en acetona.